Category: Estrategias

18
Sep

Estrategia corporativa en tiempos de Corona- cinco cambios fundamentales

1.Optimización del proceso y así volver al gran todo

El mundo de los negocios está determinado por los procesos y cuanto más eficiente sea un proceso, más ahorro de costes y así más valor añadido. En los últimos años, las estrategias empresariales se han centrado en particular en la optimización de los procesos. Pero en tiempos de cambio, como ahora con la Covid-19, el mercado ya no funciona como antes y, por lo tanto, la mejora continua de los procesos ya no es suficiente y los empresarios deben hacerse ahora las siguientes preguntas:

– ¿Qué valor añadido debe aportar la empresa para resolver los nuevos problemas con el fin de satisfacer los requisitos de sus clientes?

– ¿Cuáles son los nuevos objetivos de la empresa a corto medio y largo plazo?

2. Unidos en vez de desde arriba: en el futuro, las estrategias se desarrollarán en el centro de la empresa, no en la planta ejecutiva. 

En los últimos años, el management ha desarrollado estrategias empresariales, que adjunto llevaba la visión y las metas corporativas. Pero totalidad debía ser puesta en práctica por los niveles de gestión subsiguientes, en los que la teoría a menudo se apartaba de la práctica, ya que la gestión a menudo carecía de los conocimientos detallados necesarios para elaborar estrategias orientadas a objetivos concretos. Dado que la complejidad cada vez es mayor y al rápido ritmo de los cambios, un pequeño comité de altos ejecutivos difícilmente podrá proporcionar en el futuro las respuestas. 

3. Aportación de equipos multidisciplinarios: la distinción entre «externo» e «interno» desaparece

Hasta ahora, el desarrollo de estrategias empresariales ha sido a menudo el más sagrado, reservado a la planta ejecutiva y unos pocos consultores selectos. No obstante al involucrar a todos los niveles jerárquicos, el desarrollo de la estrategia corporativa también tendrá que ser interdisciplinario en el futuro. Porque sin expertos en tecnología, digitalización, investigadores de innovación y de mercado, especialistas en ciberseguridad y cadenas de bloques, analistas de riesgos globales, la estrategia corporativa es difícilmente concebible en el futuro. Es evidente que las empresas no pueden mantener todos estos recursos internamente por sí mismas, por lo que la participación de consultores externos seguirá aumentando y las fronteras entre lo interno y lo externo se harán cada vez más borrosas.

4 «No hay experimentos» es anticuado: lo que no funciona se corrige

La fecha de caducidad de las estrategias y sub-estrategias está disminuyendo constantemente y lo que es válido hoy puede ser obsoleto mañana. Por lo tanto, los procesos de planificación de estrategias empresariales hoy en día no pueden durar varios meses y luego considerarse completados. Más bien, es más importante interiorizar rápidamente las nuevas condiciones marco, describir los desafíos resultantes, esbozar las soluciones y luego probarlas, ganar tiempo, y adaptar, readaptar y reajustar las soluciones. Esto requiere un pensamiento y una actuación adaptables y una gran apertura al trabajo experimental. La planta ejecutiva tiene el desafío de anclar tal actitud en la empresa.

5) Los «valores» ya no son sólo publicidad: son la base de todas las consideraciones estratégicas

Cuando los modelos de negocio pueden derrumbarse de un día para otro, cada vez hay menos oportunidades para que las empresas y sus empleados mantengan su identidad. Esto hace que sea aún más importante tener valores fundamentales sobre los que las empresas puedan construir. Sobre todo, deben describir el «cómo» del trabajo – y a menudo conducen a un nuevo «qué»: Desde el fabricante de coches hasta el proveedor de movilidad, desde el fabricante de embalajes hasta el proveedor de soluciones logísticas higiénicas, etc. Especialmente en la situación actual, las empresas tendrán que examinar más intensamente lo que este «cómo» es realmente para ellos y qué valores hay detrás. En el futuro, las estrategias tendrán que basarse en esto si quieren tener una oportunidad de aceptación tanto por los clientes como dentro de su propia empresa.